Muere la hija del periodista sevillano Chaves Nogales

 
 

Pilar Chaves Pérez, hija del gran periodista sevillano Manuel Chaves Nogales, ha fallecido como consecuencia de complicaciones derivadas del Covid-19 a la edad de cien años. Pilar Chaves Pérez hubiera cumplido este 27 de julio 101 años y era el único vástago del periodista que permanecía con vida, residiendo en la localidad malagueña de Marbella.

 

La que fue primogénita de los cuatro hijos de Manuel Chaves Nogales y Ana Pérez Ruiz nació en Córdoba en 1920, ciudad a la que se había trasladado su padre para incorporarse al diario La Voz, tras haber dado sus primeros pasos en el periodismo en medios como El Noticiero Sevillano.

 

Pronto se marcharía con su familia a la capital de España, donde Chaves Nogales iniciaría sus colaboraciones con el Heraldo de Madrid. En la capital residió en domicilios de la Ciudad Lineal, en Ríos Rosas y, finalmente, en el edificio donde estaba la redacción de Ahora, del que el periodista sevillano llegó a ser director y por el que pasaron numerosas personalidades de la vida literaria de la Edad de Plata. Pero, pronto el periodista sevillano la envió a Inglaterra a estudiar.

 

Tras el estallido de la Guerra Civil, Pilar Chaves acompañó a su familia al exilio en los últimos días de noviembre de 1936, desde Barcelona a París, donde terminarían reencontrándose con su hermano Pablo, que se había quedado en Santander con unos amigos de la familia. Con la entrada de los nazis en París, el periodista se marcharía a Londres, mientras que el resto de la familia regresaría a España.

 

La familia se refugió en una casita de la localidad sevillana de El Ronquillo, donde encontraron la ayuda del hermano del escritor, Pepe Chaves, y en la que permanecieron hasta el final de la II Guerra Mundial. Allí, conocerían la trágica noticia de la muerte de Manuel Chaves Nogales en Londres en 1944.

 

Unos años después, Pilar Chaves se marcharía, primero, a Madrid a trabajar en el Instituto Británico y, posteriormente, a Inglaterra, donde lo hizo para el servicio de prensa de la embajada española y para la BBC y la Philips. En Londres terminaría casándose, aunque tras enviudar en el último tramo de su vida se instaló en una casa de Marbella. Desde allí, se preocupó con la complicidad de su hijo Anthony Jones Chaves en recuperar el legado de su padre.

 

En Andalucía trabaría amistad con el poeta y editor Abelardo Linares, quien le facilitó ejemplares de muchos de los libros que había escrito Manuel Chaves Nogales y a los que ella no había tenido acceso.

 

Además, se preocupó por poner en orden todo el legado literario del periodista, facilitando las reediciones de las obras completas, que inicialmente preparó María Isabel Cintas para la Diputación de Sevilla, con el impulso de los técnicos Alberto Marina y José Antonio Rodríguez Tous, en otros sellos editoriales como Libros del Asteroide, Renacimiento Almuzara.

 
 
 
Enlace a la fuente original
X