Agencias británicas prueban la semana laboral de cuatro días

Entre junio y diciembre del año pasado, 61 empresas de distintas industrias y 2.900 empleados participaron en una prueba piloto para analizar la conveniencia e impacto de la semana laboral de cuatro días. Un modelo de trabajo que ha cobrado protagonismo en los últimos años, principalmente a raíz del cambio cultural derivado de la pandemia, y que ha sido recibido con entusiasmo a juzgar por los resultados del experimento.

 

Impulsado por la organización 4 Day Week, y con la colaboración de la Universidad de Cambridge y del Boston College en Estados Unidos, el proyecto ha arrojado conclusiones positivas respecto al sistema 100:80:100, esto es, un modelo basado en el 100% del salario durante el 80% del tiempo semanal, a cambio del compromiso de mantener el 100% de la productividad. Los efectos favorables, según los datos compartidos, se perciben en áreas como los ingresos, el bienestar emocional o la retención de talento.

 

Los resultados de la prueba indican, entre otras cosas, reducción de estrés e incremento de ingresos

 

Entre los resultados destaca el hecho de que el número de empleados que abandonaron las empresas participantes cayera un -57% durante el periodo de prueba; o que el 39% de los trabajadores redujeran su estrés y el 71 % estuvieran menos “quemados” al término de la iniciativa. Por otro lado, las compañías participantes han señalado incrementos de los ingresos en un 35% de promedio en comparación con períodos similares de años anteriores.

 

En la prueba piloto participaron algunas agencias creativas, de medios, de comunicación y de marketing digital. Desde Reason.Why nos hemos puesto en contacto con ellos para conocer cuáles han sido sus impresiones respecto al experimento, qué impacto ha podido tener el modelo en la creatividad o en la relación con los clientes, así como si ven realmente un futuro viable para la semana laboral de cuatro días. Quizá sus valoraciones puedan servir de inspiración para el sector del marketing, la publicidad y la comunicación de nuestro país.

 

Las agencias valoran muy positivamente la experiencia y consideran que los inconvenientes que han encontrado durante el periodo de prueba son mínimos en comparación con las ventajas. Desde la agencia de marketing digital Trio Media, Claire Daniels, Chief Executive Officer, comparte que han percibido un incremento del 47% interanual en los ingresos, y de un 33% respecto al mes anterior. “Al tener un equipo más feliz, con un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, pudieron lograr mejores resultados”, nos explica. “Hay desventajas mínimas en comparación con las ventajas, pero estas han sido solo garantizar que mantengamos nuestra productividad alta en todo momento”.

 

Por su parte, desde Literal Humans, centrada en marketing digital y branding, señalan que tras la prueba su equipo está más feliz, no han tenido bajas y la productividad se ha mantenido igual. Sin embargo, confiesan que han experimentado algunas fricciones de adaptación. “Fue necesario hacer algunos ajustes en nuestros sistemas para que funcionara al principio, y tuvimos que informar a nuestros clientes que el equipo ya no estaba disponible los viernes”, nos comenta William Gadsby, Co-Founder & Chief Strategy Officer. “El trabajo es definitivamente más acelerado de lunes a jueves, ya que no hemos disminuido la carga de trabajo de nuestro equipo”.

 

Esta visión de los beneficios es la que también comparte Mark Haslam, Managing Director de LoudMouth Media, agencia de marketing digital. Entre las ventajas del modelo destaca mejoras en la productividad, la moral del equipo, la salud mental y la retención del talento, y señala que, en general contribuye a hacer la empresa un lugar mejor para trabajar. Por contra, entre las desventajas cita dificultades en la contratación debido a una motivación de los solicitantes centrada principalmente en la semana laboral de cuatro días; así como un decrecimiento en el movimiento natural del equipo (natural staff wastage) y el cambio notable que implica para la forma de trabajar.

 

Al tratarse de una prueba y no de un modelo adoptado de forma generalizada, la coordinación con clientes, partners y proveedores ha sido uno de los puntos del piloto que más atención han requerido por parte de las agencias. El hecho de que la mayoría de los clientes trabajaran los cinco días de la semana -o más- hizo que el equipo de Trio Media repartiera los días libres y cubrir una semana laboral completa. Sin embargo, desde la agencia apuntan que esto ha impulsado la colaboración entre los miembros del equipo para garantizar el servicio a los clientes.

 

Los equipos han distribuido el día adicional de descanso para garantizar el servicio a los clientes

 

No obstante, el componente de novedad y la falta de conocimiento en torno a la forma de aplicar el modelo ha generado reticencias iniciales entre algunos clientes. “Pero eso fue antes de que entendieran cómo lo estábamos haciendo”, explica Haslam a Reason.Why. “No estamos cerrados un día más, nuestros equipos solo se dividen los lunes y viernes. Los clientes siempre tienen la continuidad del servicio y, si es absolutamente necesario, podemos hacer los arreglos para mover las cosas para asegurarnos de que estén cubiertos”.

 

Por su parte, desde Literal Humans, señalan que la semana laboral de cuatro días no ha generado fricciones a la hora de trabajar, ya que la mayoría de sus clientes ya teletrabajan o contaban con una jornada intensiva los viernes, que se dedicaba en gran medida a organizar las tareas de la semana siguiente. El único inconveniente, según señalan, es que les ha tomado un poco más de tiempo limpiar la bandeja de entrada del correo electrónico al comienzo de cada semana, pero afirman que la prueba no ha afectado su relación a largo plazo con clientes o partners. 

 

Los resultados de la prueba indican que la puntuación -siendo el 0 muy negativo y el 10 muy positivo- dedicada al impacto en la productividad fue de 7,5. El informe, no obstante, no recoge conclusiones concretas acerca de los efectos de la semana laboral de cuatro días respecto a la creatividad, y las agencias británicas a las que ha consultado Reason.Why tampoco ofrecen valoraciones cuantitativas al respecto. Sí las comparten, en cambio, en términos cualitativos.  “Nuestro equipo es más creativo”, asegura Gadsby. “El descanso de tres días permite que la mente de todos se reinicie, y vemos ideas brillantes en nuestras lluvias de ideas de los lunes y martes”.

 

Por su parte, Daniel señala la dificultad de medir el impacto en la creatividad y su imposibilidad de asegurar si esta ha aumentado durante el experimento. No obstante, afirma que “dar a la gente más espacio mental les permite ser más creativos, lo cual es importante en nuestra industria”. Del mismo modo, desde LoudMouth Media tampoco hacen una valoración concreta del impacto del modelo en la creatividad, aunque comentan que ha permitido una mejor colaboración y el trabajo en equipo, lo cual puede desembocar en una mejor creatividad. 

 

La aceptación de la semana laboral de cuatro días y sus positivos resultados es visto por las agencias como una muestra más de la imperiosa necesidad de cambiar la forma de trabajar, especialmente en la industria publicitaria, caracterizada -no en todos los casos- por sus largas e intensas jornadas laborales. “Creo que la reputación y el presentismo en la industria deben cambiar, y la semana de 4 días es una forma refrescante de hacerlo y demostrar que valoramos a nuestra gente y queremos que tengan una buena calidad de vida”, nos explica Daniels.

 

Con todo, Mark Haslam apunta que la semana laboral de cuatro días es absolutamente viable, pero que no es un modelo único para todas las empresas o industrias. “Nos llevó mucho tiempo llegar a donde estamos. Lo recomendaría, pero destacaría que requiere mucha planificación, evaluación comparativa y medición. Y tienes que tener un gran equipo que esté motivado para que funcione”, asegura a este medio.

 

Este modelo que se ha puesto a prueba en Reino Unido se entiende, también, como la manifestación de un cambio, no solo generacional, sino cultural en el ámbito empresarial y que ha tenido como consecuencia destacada el movimiento de la “Gran Renuncia” y la revalorización del tiempo y la conciliación. “Creo que las principales agencias se adaptarán a esto o se perderán al mejor talento”, sostiene Gadsby. “Muchos de los mejores talentos de marketing digital son conscientes de que pueden triunfar como autónomos o consultores y ya no están dispuestos a trabajar 50-60 horas a la semana. La industria se adaptará o perderá”.

Enlace a la fuente original

X