Celebrado un nuevo Almuerzo coloquio de la APC: las tradicionales Inés Rosales. El valor de la marca

En esta ocasión el invitado fue Juan Moreno, propietario de las famosas tortas Inés Rosales. "El Valor de la Marca" fue el tema central del interesante almuerzo coloquio organizado por la Asociación para el Progreso de la Comunicación el pasado miércoles, 2 de diciembre.

03/12/2009

El pasado miércoles, 2 de diciembre´2009, tuvo lugar un nuevo almuerzo coloquio de la APC. En esta ocasión el invitado fue Juan Moreno Tocino, director y propietario de la fábrica de productos Inés Rosales, quien comentó acerca de “la marca como valor" y de la trayectoria comunicativa de esta singular empresa celebra en estos días su primer centenario. El encuentro, como es habitual, tuvo lugar en el Club Antares de Sevilla.

Las Tortas Inés Rosales de Castilleja de la Cuesta se encuentran en los supermercados de muchos países del mundo. Este marino mercante, salido de la Escuela Superior de Ciencias del Mar de Cádiz, compró la fábrica en 2005, tras navegar por medio mundo. Es el rey de las tortas de aceite.

Juan Moreno Tocino es desde 2005 el propietario de Ines Rosales. Según él mismo ha explicado, la base de su éxito está en el proceso artesanal de su producción y en la utilización exclusiva de ingredientes naturales. En su fábrica trabajan 121 personas y de ella salen cada año 600.000 cajas de tortas de aceite rumbo a Europa, EEUU, México, China y Japón. La cadena Starbucks quiere vender sus productos en sus 10.000 cafeterías. El año pasado facturó cerca de 15 millones de euros y en 2010 quiere llegar a 25 millones.

"Cada torta se elabora a mano, una a una, y de igual manera las empaquetamos; no tienen colesterol y son cien por cien naturales. Todo eso se nota en el gusto", afirmaba el invitado de la APC. Sus ingredientes: harina de trigo, aceite de oliva virgen, azúcares, semillas y plantas aromáticas (matalahúvga y ajonjolí) levadura, sal y esencia natural de anís.

El propietario de la cadena Starbucks lleva en su avión privado una remesa de estas tortas producidas en Huévar y se ha empeñado en incorporarlas a la oferta de las 10.000 cafeterías que tiene repartidas por todo el mundo. Moreno contaban tambien que los estadounidenses comen las tortas de aceite no sólo con café, sino con quesos de todo tipo y como aperitivo junto a un buen güisqui o un bourbon, hasta el punto de haberse convertido casi en una delicatessen.

Moreno (Chiclana, 1945) está casado. Sus cinco hijos forman parte del consejo de administración. Ana, la mayor de todos, trabaja en el despacho contiguo y fue ella la responsable de que este marino mercante salido de la Escuela Superior de Ciencias del Mar de Cádiz abandonase la mar tras navegar por medio mundo durante ocho años. El nacimiento de Ana le llevó a tocar tierra y a pasar por empresas de los sectores metalúrgico y textil, hasta desembarcar en el pastelero. Lo hizo en Écija antes de comprar el 25% de Inés Rosales en 1985. La empresa estaba en quiebra, pero como director de la compañía la sacó del pozo. En 1991 mudó las instalaciones de Castilleja a Huévar, al pie de la A-49, para poder ampliar una fábrica en la que, además de las tortas de aceite, se producen tortas de polvorón, de almendra, cortadillos y bizcochadas.

Galería de imágenes, aquí.



Búsqueda por año y mes

Categoría

Año

Mes

Buscar